Ingletadoras

Existe una enorme variedad de herramientas que sirven para hacer distintas tareas de bricolaje y reparación, una de ellas es la ingletadora. Esta máquina permite realizar cortes en forma de ángulos con gran exactitud, algunos expertos aseguran que es un tipo de sierra. Una de las ventajas de trabajar con esta herramienta es que podrás hacer cortes en varios materiales, sea plástico, cualquier clase de madera e incluso metales blandos.

El material a cortar se debe posicionar de forma precisa en la mesa con marcas de diversos ángulos de corte que incluye la ingletadora. Versiones actualizadas de esta herramienta incorporan un motor y otros elementos que permiten medir y guiar los cortes. Este pragmática instrumento te permitirá distribuir con mayor eficiencia el tiempo invertido en trabajos manuales y reparaciones del hogar.

Tipos de Ingletadoras

La clasificación de esta herramienta es, en principio, muy sencilla. Posee un motor y requiere de electricidad para operar o no. A continuación, enumeramos los tipos de ingletadoras más comunes  y útiles que hay en el mercado

Ingletadoras manuales

Este tipo de ingletadora lleva muchos años en el mercado, distintas generaciones a lo largo de décadas han utilizado esta útil herramienta. Son bastante ligeras y muy eficientes a la hora de realizar cortes angulares simples pero que, de igual forma, requieran una precisión que la mano humana no puede dar por si sola.

La ingletadora más elemental y antigua de este tipo se trata de una caja con ranuras a diferentes ángulos, que servirán de guía para hacer los cortes respectivos. A esta vetusta, pero muy útil y vigente herramienta, se le conoce como caja de ingletes o caja ingletadora.

Algunos modelos de ingletadoras manuales incluyen en la parte de arriba una sierra, muy similar a la que se utilizaría para hacer el trabajo manual, pero que es mucho más precisa debido a las guías de corte.

Motoingletadora

Esta ingletadora opera gracias a un motor impulsado por combustión, es decir, requiere de algún material inflamable como la gasolina para poder funcionar correctamente. Este tipo de ingletadora es bastante particular, y debido a sus características de funcionamiento no es común encontrarla en talleres artesanales o en hogares, lo normal es que se utilice en áreas muy lejanas a la ciudad y con dificultades con el servicio eléctrico.

Ingletadoras eléctricas

Posee una sierra redonda que es impulsada gracias a la energía eléctrica. Están disponibles en tamaños muy variados dependiendo de los trabajos que necesites realizar. Además, se subdividen en: telescópica, de mesa y simple.

  • Ingletadora simple

Posee una cuchilla de acero que da la posibilidad de laborar en la parte de abajo de la máquina. Gracias al movimiento rotatorio que ejerce, se pueden realizar cortes con mucha exactitud en ángulos que no superen los 45°.

  • Ingletadora telescópica

Una de las características más importantes de esta herramienta es que permite realizar cortes mayores a 45°. Brinda la posibilidad de hacer cortes a materiales de grandes dimensiones. Para aumentar el nivel de precisión en el corte, este modelo de ingletadora incluye un láser y unas pinzas para realizar ajustes. Otra ventaja de esta máquina es que las cuchillas se pueden cambiar según sea requerido.

  • Ingletadora con mesa

Posee una cuchilla rotatoria que permite realizar cortes exactos a materiales de distintas densidades. La mesa brinda soporte, estabilidad y rangos amplios de corte. Es una excelente opción si se desean realizar cortes de altísima precisión con un artefacto muy fácil de utilizar.

¿Cómo elegir una ingletadora?

Como hemos visto, existe una amplia variedad de ingletadoras. Lo primero que debes hacer al momento de seleccionar una es pensar para qué la necesitas, qué tipo de materiales vas a utilizar y con qué frecuencia se va a utilizar.

Si tienes un taller de carpintería donde realizan trabajos constantes, en masa y a gran escala, lo mejor es que utilicen una ingletadora de la gama de herramientas eléctricas; te permitirá realizar las labores con mucha exactitud y en poco tiempo, lo cual es muy útil en estos casos.

Si eres de los que necesita una ingletadora para hacer trabajos de manualidades, sencillos que no requieran de mucha fuerza pero sí precisión, lo ideal es optar por una herramienta manual.